Derivados de la sal

Desde hace 5.000 años los compuestos químicos bases, como el hidróxido de sodio, han sido de gran importancia para el género humano. Antes de la revolución industrial, este compuesto se usaba principalmente en la fabricación de jabón. Posteriormente, aumentó su interés al ser utilizado para la fabricación de acero y vidrio. Desde ese momento, hubo que encontrar nuevos métodos de fabricación de hidróxido de sodio a gran escala.

A fines del siglo XIX, se sabía que algunas sustancias se podían descomponer mediante electrólisis (el paso de la corriente eléctrica a través de una solución). Así, una disolución de Sal (NaCl) se puede descomponer, al paso de la corriente eléctrica, en Hidróxido de Sodio (NaOH) y Cloro (Cl2). En un principio, la utilización de este método presentaba dos problemas:

  1. No existía una red de distribución de energía eléctrica a gran escala.
  2. Apenas se conocían usos para el Cloro producido por esta reacción química.

El primer problema se resolvió a principios del siglo XX, al mejorar los métodos de producción y distribución de energía eléctrica. El segundo fue resuelto a medida que se fueron encontrando nuevos usos para el cloro.

En la siguiente tabla se muestran los principales derivados de la sal a partir de la reacción electroquímica base de la cloro – soda.

Compuesto
Original
Técnica de Separación Elemento Intermedio Importante Productos y Sus Usos
Sal Cloruro de Sodio Na+CL Na+
Producción
de Soda Na+
Bicarbonato de sodio NaHCO3 Alimento mineral para animales.
Polvo para extinción de incendios
Medicamentos
Polvos para Hornear
Carbomnato de Sodio
Na2CO3
Detergentes
Silicato de sodio
Desulfurización del acero
Vidrios
Cl-Electrólisis
Cloro-Soda
Na+
Cloro Solventes
Glicerina
Resinas
Epoxicas
Polvo para extinción de incendios
Desinfectantes
Acondicionadores de agua
PVC sintético
Soda Cáustica Detergentes
Aluminios
Jabón
Celulosa
Neutralización de ácidos